Cruella: Locura, venganza y alta costura en los orígenes de Cruella De Vil

El director australiano Craig Gillespie, conocido por películas como Lars and the real girl y la nominada al Oscar I, Tonya, se une a Emma Stone para traer a la pantalla la juventud de una de las villanas más icónicas de Disney.

Tal como caracteriza a todas las cintas de la compañía del ratón, la cinta es visualmente maravillosa, llena de colores, contrastes y efectos pop-art que suman bastante al estilo vintage y la época en la que se desarrollan los hechos. 

Como cabía esperarse, el blanco y negro están omnipresentes tanto en el vestuario como en el cabello y maquillaje, mostrando esta dualidad, este ying-yang por el que la protagonista fluctúa mientras trata de descubrirse a ella misma y vengar a su madre. Esta dualidad se ve presenta también en personajes secundarios: los aliados siempre tiene algo de blanco en su vestuario, mientras que los que están en su contra visten sólo de negro -con excepción de la antagonista principal-. 

En cuanto al vestuario y maquillaje, todos acompañan perfectamente a cada personaje, especialmente los de Stone y Thompson, con voluminosos y extravagantes vestidos que muestran esta lucha en la moda entre lo clásico y lo moderno personificados en Cruella y la Baronesa. 

En cuanto al guión, hay muchos elementos que funcionan y ayudan a la trama como los gags y las referencias a las películas anteriores de la franquicia, pero como toda película de Disney hay momentos importantes que son tomados a la ligera o que no están perfectamente justificados, como el cambio que sufre el personaje de Cruella al descubrir uno de los secretos mejores guardados de la Baronesa: de un segundo a otro, toda su personalidad y carácter se vuelven más oscuras, olvidando ella misma sus comienzos y las enseñanzas de su madre. 

En cuanto al estilo de la película, muchos críticos hicieron comparaciones con películas como The Devil Wears Prada, recordando su humor y actuaciones a la dinámica que tuvieron Anne Hathaway y Meryl Streep en aquella cinta del 2006. En cuanto a la dirección y estilización, Phantom Thread de Paul Thomas Anderson saltó como una clara influencia e inspiración del director, adoptando los colores fríos para crear la atmósfera de la cinta y el carácter del personaje. 

En general, Cruella cuenta con mucho humor, buenas actuaciones, excelente y hermosa fotografía, junto con el peinado y vestuario que son las grandes estrellas de la cinta. 

Cruella se encuentra disponible en cines y Disney+ via premier access.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

A %d blogueros les gusta esto: