Día del Niño: Hayao Miyazaki y lo mejor del cine de animación del Studio Ghibli en Netflix

En lo que respecta a las últimas tres décadas, Miyazaki y su compañía Studio Ghibli, han creado las películas más sublimes de la animación, con imágenes y personajes que no podría haberlas creado ningún otro director. Es por eso que apostamos a este cine de animación diferente, que tal vez muchos aun no lo han explorado en su totalidad, y ya que estamos en vísperas del día del niño te las queremos recomendar.

Este director japonés ha hecho volar su imaginación con maravillosas historias; Su máxima exigencia artística, su apuesta por mantener la creación artesanal de la animación y el rechazo a crear secuelas o en sagas, lo han convertido a él y a Ghibli; en el mejor director y el mejor estudio de animación de las últimas décadas. 

LA PRINCESA MONONOKE (1997)

Hasta la fecha es la película más larga de Miyazaki, y en lo personal es una de mis cintas favoritas del director por lejos, compuesta de una bella animación y una historia fascinante. La Princesa Mononoke o Mononoke-hime en japonés cuenta la historia del joven Ashitaka quien con el fin de curar la herida que le ha causado un jabalí enloquecido, sale en busca del dios Ciervo, pues sólo él puede liberarlo de esa peripecia. A lo largo de su viaje descubre cómo los animales del bosque luchan contra hombres que están dispuestos a destruir la Naturaleza.

Esta cinta es sublime en historia, pues más que nunca, Hayao Miyazaki nos retrata su lado más ecologista, reviviendo a los dioses del bosque de los distintos ‘mitos japoneses’ y fusionándose con una de sus heroínas más carismáticas, “la niña lobo, San” cuyo nombre presenta a esta icónica cinta. Toda la animación que se muestra en esta película es brillante, imaginativa y sorprendente en una de las historias de mayor contenido bélico y violento del director.

 Lo que más me encanta de todo es la capacidad del japonés para reflejar la oscuridad de nuestro mundo, manteniendo siempre la pasión por la vida. Como dato no menor “La Princesa Mononoke” fue el largometraje más taquillero en la historia del cine en Japón, superando inclusive a ‘Titanic’. 

EL VIAJE DE CHIHIRO (2001)

Una de las más conocidas del director, junto con “Mi Vecino Totoro”. Esta multipremiada cinta es la más aclamada del Studio Ghibli y la única en ganar el Oscar a Mejor Largometraje de Animación. Un dato muy curioso del film, es que Miyazaki se inspiró en el clásico cuento de Lewis Carroll “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” para realizar la que hoy es considerada su obra maestra. Sin embargo, el director nipón te transporta junto a los personajes a un mundo fantástico repleto de criaturas únicas, cada una más asombrosa que la anterior. Con muchas referencias de mitos y leyendas japonesas ‘El viaje de Chihiro’, es sobre todo, es un cuento acerca de la codicia humana, la valentía que implica crecer y el valor de la libertad en un mundo déspota. 

La verdad que no me extraña que esta sea una de las mejores cintas del estudio, la película es una fábula amorosamente bordada, ella te transportará a un lugar fantástico, pero que tampoco tiene miedo a llevarte a sus hendiduras más oscuras que esconden también algunos elementos bastante inquietantes. 

MI VECINO TOTORO (1988)

No hay persona en este mundo que no la reconozca. Si existe una película que represente al Studio Ghibli es “Mi Vecino Totoro”. Esta cinta se presenta como la más icónica del director, cuya cinta consagró a Miyazaki como el mejor director de animación de la década. Una historia corta, sencilla, fluida y encantadora; situada en una época de posguerra en Japón, en un pueblo rural donde un hombre y sus dos hijas se mudan a una casa pequeña perdida en el bosque para vivir cerca de la madre enferma. Allí las niñas se aventuran en compañía de un conejo/gato gigante mágico descubriendo el mundo místico de la naturaleza.

De nuevo Miyazaki nos presenta su sello característico, los paisajes rurales como fuente de belleza y misterio, pero lo que si la hace destacar de todas las cintas presentadas hasta ahora, es el diseño de dos de sus personajes, “Las niñas”. Estos aún conservan esa esencia infantil, esa capacidad de creer aún en la magia; ellas son capaces de ver e interactuar con Totoro, quien se nos muestra en la historia como el rey del bosque. Las interacciones con Totoro son fuente de simpáticos gags como el de la lluvia en la parada de autobús, la clásica escena de la película. 

‘Mi vecino Totoro’ hoy se muestra como la mejor película infantil de Ghibli. Es fresca, sencilla y su dramatismo si o si tiene un toque divertido. Y como todas las cintas del director, encontraremos profundidad y grandes lecciones de vida.

EL CASTILLO AMBULANTE (2004)

Esta fue una de las primeras películas que vi del Studio Ghibli, en ella se es visible la calidad de la animación. Maximiza en su totalidad cada detalle y la belleza de los fondos, el paisaje y los personajes. La cinta en particular muestra el mejor trabajo de animación de Hayao Miyazaki sin dudas.

La delicadeza en los personajes es fresca y en verdad te asombras por el hermoso trabajo, su protagonista Sophie, es un ejemplo claro, ella es una joven condenada a tener la apariencia de una anciana pero, en cuya expresividad, mirada, carácter y movimientos, se delata su identidad juvenil. El otro es el propio castillo cuyo nombre da al largometraje, todo un personaje convertido en una flotante isla metálica convirtiéndola en un juego y una continua exhibición animada. 

La historia es una adaptación de la novela de Diana Wynne Jones, ‘El castillo ambulante. Una cinta sobre magos, reinos, brujas y hechizos que romper.

PONYO EN EL ACANTILADO (2008)

Tal y como la esencia infantil de Miyazaki se muestra en Mi Vecino Totoro, en este film se vuelve a repetir. La historia de Sosuke y Ponyo es un recital clásico de imaginación y aventura, una parada obligatoria a su catálogo en Netflix.

Pocos directores de cine saben narrar con sencillez y capacidad de síntesis. En esta historia Miyazaki reinventa a la sirenita, dejando un poco de lado las historias cursis entre príncipes y princesas, el japonés se concentra en el símbolo de la historia, la convivencia entre los dos mundos que separan a los protagonistas.  La narrativa nos sumerge en la historia de un pez-niña llamada Ponyo que sueña en convertirse en una humana. 

Ponyo es el resultado es una de las obras más surrealistas del cineasta, una cinta animada llena de peces gigantes y espíritus que controlan el viento y las olas. Es curioso pero aunque esta película parezca que sea para niños, es mucho más compleja de lo que se ve, por los niveles de emoción que transmite y la relación entre los humanos y la naturaleza. 

KIKI: ENTREGAS A DOMICILIO (1989)

Encantadora y muy cómoda de ver, esta es una historia sobre brujas y magos jóvenes basada en la novela de Eiko Kadono. La misma está situada en una Europa alternativa, concretamente en Estocolmo. Acá nos adentramos en el mundo de Nicky, un aprendiz de bruja de 13 años que tiene que pasar un año viviendo sola para entrenarse y convertirse en una buena bruja. 

Acá sostengo fielmente que Miyazaki siempre ha sido un director que está en bastante contacto con su lado femenino y lo vemos muy presente en esta cinta de 1989 que tiene nuevamente a un personaje femenino como protagonista. La película es encantadora y dulce, pero eso sí creo que no es de las mejores que ha hecho, ¡pero ojo! esto no la hace mala. Como toda narrativa de Hayao Miyazaki, acá se muestra el paso a la maduración personal de su personaje que es el punto central de esta historia, por mucho que Nicky sea una pequeña bruja.

EL CASTILLO EN EL CIELO (1985)

La tercera película de Miyazaki y la carta de presentación del Studio Ghibli. En mi opinión es una excelente película animada de acción y aventuras. Nuevamente Miyazaki a fuerzas nos dice que ama la aviación y en esta ocasión nos cuenta la historia de una aeronave que se desliza sobre un mar de nubes, en una noche de luna llena. Muska, uno de los protagonistas, es un agente secreto del gobierno, quien acompaña a una chica llamada Sheeta a la fortaleza de “Tedis” quienes repentinamente son atacados por piratas que, al igual que el gobierno, buscan el secreto de la piedra mágica de levitación que Sheeta lleva alrededor del cuello. 

Una vez me dijeron que hiciera un top de las mejores cintas de Miyazaki, pero la verdad es que me resulta imposible destacar una película de Miyazaki sobre otras debido a que exhibe la excelencia como nivel habitual de calidad. Esta es incomparable con las otras producciones, ya que a diferencia de las demás esta es 100% Miyazaki.

La verdad que cuesta describir la perfección visual y las sensaciones que imprimen cada una de las secuencias de acción de esta película. Acá el director verdaderamente nos muestra su asombrosa creatividad imaginativa.  Miyazaki hizo películas que son tal vez más ingeniosas que otras, pero pocas son igual de entretenidas como esta. Acá te vas a encontrar con batallas aéreas alucinantes, piratas y mucha aventura. 

PORCO ROSSO (1992)

El estudio Ghibli está repleta de películas únicas pero ‘Porco Rosso’ es la más especial y rara de todas. En esta ocasión Miyazaki no muestra a una protagonista joven sino a un maduro piloto, algo amargado y machista, convertido en cerdo quien está condenado a vivir como como tal por sobrevivir un combate de la segunda guerra mundial.

Esta cinta cuenta la historia de amor más triste y sutil de todo el universo Ghibli y del propio Miayazaki quien nos regala un final que da para pensar y reposar toda una vida.  ‘Porco Rosso’ es la más inusual en el catálogo de director, y además de tener la mejor frase de la historia de la animación (“Más vale ser un cerdo que ser un fascista”) también representa el tema más recurrente de Hayao Miyazaki: periodo de entreguerras, referencias a Italia, romance y el espíritu de la aviación.

NAUSICAÄ DEL VALLE DEL VIENTO (1984)

La segunda cinta del director y tal vez la menos conocida. Acá Miayazaki nos presenta un paisaje post-apocalíptico en el cual los hombres han sido diezmados; los supervivientes viven en algunos poblados aislados y sobreviven a duras penas en un bosque contaminado con gases tóxicos e insectos mutantes gigantes, que cubren gran parte de la Tierra.

Esta cinta en particular contiene varios de los temas y elementos serán recurrentes en las próximas obras del director como, el pacifismo, los mensajes ecologistas, una protagonista joven y fuerte y por supuesto las escenas de vuelo.

SE LEVANTA EL VIENTO (2013)

Esta es la última película del director y en mi opinión, la más impactante. Acá Miyazaki narra la historia de Jiro Horikoshi, un diseñador japonés de aviones que fue el responsable de crear el “Zero Fighter” en la Segunda Guerra Mundial para el imperio Japonés. Una cinta muy buena pero bastante controvertida, quizás una de las pocas del director ya que muchos afirman que, Miyazaki endulza la imagen del creador de máquinas tan asesinas, como los cazas (aviones de guerra japoneses). 

Aun así la película trata sobre el poder ilimitado de la imaginación y la manera en que sus diseños pueden trascender su propósito, que, francamente, ha sido un tema recurrente en el director durante varias décadas. Lo que más representa en lo propio a Miyazaki es su pasión por volar y siempre, él lo ha descrito como algo romántico, lleno de asombro y admiración en cada obra suya. 

Se especula que esta es la última película, aún no se sabe, quizás vuelva y espero que Sí.

Películas únicas, aptas para todo tipo de público, niños y adultos, todas repletas de grandes enseñanzas sin siquiera forzar lo políticamente correcto del cine. Filmes con características ecologistas, feministas y, por encima de todo, apasionantes, así es el cine de Hayao Miyazaki.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

A %d blogueros les gusta esto: