La Historia Divertida: Aprender, rememorar y no olvidar

La obra que nos propone una manera diferente de ver la historia paraguaya se despide este fin de semana con dos últimas funciones en el Teatro Latino.

Una niña preocupada por un examen recibe la ayuda de la Musa de la Historia y sus asistentes para recorrer 210 años de historia del Paraguay. Es así que el escenario del Teatro Latino se convierte en una línea de tiempo interactiva en la que grandes y pequeños se vuelven cómplices y partícipes de los hechos históricos de nuestro país.

La protagonista es Milena Di Génova, quien interpreta de forma muy orgánica a una niña ansiosa por pasar su examen, y cuya falta de concentración combinadas a sus ganas de divertirse y a dejarse llevar por el momento, permite que los pequeños espectadores puedan identificarse. Por otro lado tenemos a Xime Ayala, La Musa de la Historia, con un notable histrionismo y energía en los momentos en que su personaje intenta mantener la compostura frente a sus cambios de humor y las situaciones absurdas que se presentan, en un rol de facilitadora que logra carcajadas y complicidad. 

Daniel Vuyk, Kevin Anger y Natan Melamed, como Uno, Dos y Tres, los adorables asistentes de la Musa, juegan a la representación dentro del hecho teatral al interpretar a los diferentes personajes históricos. Nathan, con una presencia y actitud entre adorable y naive, se divierte con caracterizaciones que incluso fuera del foco lo destacan. Kevin es un balance entre los tres personajes: con su aplomo también consigue carcajadas al representar a un controversial personaje nacional, caricaturizado con una actitud actual millennial

Por último, pero no menos importante, Daniel es quien más logra deformar su corporalidad y voz. Tanto en escenas como en contraescenas roba la atención con sus divertidas caracterizaciones y su claro manejo de escena. 

El libreto de Marcela Gilabert sintetiza y dinamiza la historia de nuestro país, creando situaciones desopilantes. Se aleja de momentos archi conocidos como la independencia o las guerras, haciendo hincapié en situaciones menos famosas pero igual de importantes que dieron pie a los hechos que construyeron nuestra realidad actual. 

La propuesta toma partido, lo cual es casi imposible no hacer, pero de manera divertida y sin la necesidad de ser polémica, presentando íconos históricos de manera nada convencional, como un Mariscal López cheto y un Dictador con aires de Darth Vader. Aunque sí, va perdiendo fuerza en los minutos finales sin un puente que la lleve de forma efectiva a la resolución.

La dirección de Henry Fornerón se aleja de otras propuestas infantiles, que pueden verse acartonadas o no conectar lo suficiente con la audiencia, y se anima a introducir temas actuales y hasta expresiones de moda. La obra cambia de escena a escena gracias a elementos justos y cuidados como utilería, vestuario, proyecciones y la música original de Rolando Chaparro. 

La obra tiene dos últimas funciones este fin de semana a las 18 hs. en el Teatro Latino.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

A %d blogueros les gusta esto: