Olivia y Eugenio: la crisis frente a la inocencia y el amor profundo

Fuimos parte del estreno en Paraguay de Olivia y Eugenio, obra de Herbert Morote, dirigida por Pablo Ardissone que sigue en cartelera en el Arlequin Teatro.

Este año el Arlequín se ha lucido con las obras que ha presentado festejando sus 35 años, desde obras paraguayas hasta croatas y terminando con una tierna historia que apunta directo al corazón.

La obra se adentra en una particular noche en la vida de Olivia una mujer mayor independiente quien comparte su vida con su hijo Eugenio, un joven con Síndrome de Down. La crisis toca a la puerta haciendo que Olivia haga un repaso a sus decisiones, sus relaciones y el concepto de lo verdaderamente normal.

En cuanto a la actuación podemos decir que son pocas las veces que tenemos la posibilidad de ver a una gran actriz en un papel donde pueda desplegar todo su potencial teatral y en esta ocasión Alicia Guerra llena el escenario de emoción presentando lo que para nosotros es una de las más excelentes interpretaciones en el año, llevando sobre ella el gran peso de esta historia que sin su talento se sentiría sólo como un monólogo extenso al que ella junto a Pablo Ardissone se encargaron de dar los matices necesarios presentados de una manera fluida que mantiene la naturalidad de la escena para que puedas realmente empatizar tanto con Olivia como con Eugenio

“La crisis que se encuentra ante la inocencia y el amor profundo”

Ivan Stundenko, quien interpreta a Eugenio lo hace brillando con una luz propia, brindándole a su personaje una ternura y una ingenuidad hermosa e incluso gran simpatía siendo un soporte sumamente importante al personaje de Alicia, y alivianando incluso momentos ya desesperantes dentro de la historia donde uno siente que el corazón se te empieza a romper.

El Arlequin cierra su temporada con una obra profundamente tierna, que habla del amor, de aceptar al otro y a uno mismo sin condiciones.

Te invitamos a ver esta obra que es de esas donde salís sintiéndote lleno y emocionado de haberte tomado el tiempo de ir al teatro, y es que al salir de la función fue un momento hermoso que compartimos con otros actores y espectadores que con una sola mirada, sonrisa o gesto empatizáramos y nos dábamos cuenta que estábamos sintiendo y viviendo lo mismo tras ver esta maravilla puesta en escena

Porque esta es una obra que hay que verla sobre todo con los ojos del corazón. Porque es, creo, el momento de “humanizar a la humanidad” – Pablo Ardissone

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

A %d blogueros les gusta esto: